Regar no es sólo aportar agua
30
ago

Regar no es sólo aportar agua

Muchas veces, al hablar del riego se tiene la sensación de que es una operación sencilla, pues sólo consiste en mojar el suelo. También es una técnica bastante criticada en nuestro país, donde el agua es un bien escaso y muchas personas consideran que los agricultores la desperdician. Sin embargo, ninguna de estas dos afirmaciones es cierta, o por lo menos no en muchos casos.

Al regar hay que tener en cuenta multitud de factores que influyen sobre el cultivo, como pueden ser el tipo de suelo, la calidad del agua, el momento del año, la edad de los árboles y muchos otros. Por estos motivos, aportando la misma cantidad de agua a dos olivares diferentes, uno puede estar bien regado mientras que el otro puede estar encharcado (lo peor que le puede pasar a un olivo) o necesitar más agua.

En los olivares de la finca Hualdo se utiliza uno de los sistemas de riego más eficientes: el riego por goteo. Se trata de una tubería para cada fila de árboles, en la que hay unos pequeños agujeros por los que sale el agua gota a gota, formando lo que se conoce como bulbo húmedo. La humedad va profundizando en la tierra según va cayendo el agua, hasta que se termina el riego.

Algunos nos podrían preguntar: ¿Cómo sabéis cuánto y cuándo hay que regar? La respuesta no es fácil, porque como decimos son muchos factores a tener en cuenta, pero nosotros contamos con varias herramientas que nos ayudan. Una de ellas son los sensores de humedad, que miden cómo sube y baja la cantidad de agua que tiene el suelo a distintas profundidades. Cuando regamos, la humedad sube y según pasa el tiempo, el árbol va consumiendo esa agua, de forma que la humedad baja hasta que llega el momento de volver a regar. Estas sondas están colocadas en el suelo y funcionan con una placa solar, enviando por radio la información hasta la almazara.

Además, contamos con sistemas que miden la actividad de los árboles como los dendrómetros o la cámara de presión y con estaciones meteorológicas que nos dan información muy valiosa. Con ellos podemos conocer las necesidades de los olivos, por lo que nos ayudan a regar mejor.

Todos estos sistemas nos sirven para realizar un buen manejo del agua, aprovechándola al máximo y cuidando los árboles lo mejor posible, pensando siempre en la calidad del aceite virgen extra que obtendremos gracias a ellos. No obstante, las herramientas más importantes para regar bien nuestro olivar, son: experiencia y observación.

 

Gráfica Humedad Hualdo

 

Esquema de la colocación de la sonda y el bulbo húmedo que va formando el agua que sale del gotero. Hay más humedad en las zonas más oscuras, de dentro hacia fuera, hasta la parte negra que está seca porque no ha llegado el agua.

Colocoación sonda Hualdo

Esquema de la colocación de la sonda y el bulbo húmedo que va formando el agua que sale del gotero.
Fuente: “Access tube installation guide by Sentek”