Los AOVE Casas de Hualdo, aconsejables también durante el embarazo
09
jul

Los AOVE Casas de Hualdo, aconsejables también durante el embarazo

Cuando estuve embarazada prestaba mucha atención a la alimentación diaria. Pensando sobre todo en mi pequeño, que crecía bajo mi corazón, para mí era muy importante ofrecerle la alimentación más sana posible, junto con la máxima paz interior, ayudándome con ejercicios semanales de yoga. Estoy absolutamente de acuerdo con la frase que somos lo que comemos. La alimentación es fundamental tanto para nuestra paz interior, como para nuestra proyección exterior.

El aceite de oliva virgen extra es un producto muy saludable no solamente en alimentación de mayores, sino también en la alimentación complementaria de nuestros peques.

En el momento del embarazo consumía aceite de oliva virgen extra porque sabía que tiene una influencia importante en el desarrollo fetal.  Ayuda a aliviar el dolor en el momento del parto y recupera el organismo muy rápido en la etapa post-parto, pero aparte tiene una influencia importante en el crecimiento de nuestro tesoro, su altura, peso, comportamiento y reflejos psicomotores dentro de nuestro cuerpo. El feto necesita para crecer vitaminas A y E, que le pueden suministrar el aceite de oliva virgen extra. Cuando rompí aguas, un mes antes de lo previsto, una voz dentro de mí me decía que todo iba a salir bien porque siempre había prestado mucha atención al desarrollo del feto.

Realmente creo en el poder del aceite de oliva virgen extra, y en que su poder se transmite a nuestro cuerpo. Mi hijo ha nacido prematuro, pero estaba absolutamente sano. La lactancia materna le ha ayudado a incrementar el peso muy rápido. En aquel momento cada día por la mañana consumía una cuchara del mejor aceite de oliva virgen extra que conozco, Reserva de Familia de Casas de Hualdo, cuyas vitaminas A y E pasaban al pequeño con la leche materna. La vitamina A es un importante protector de las membranas musculares, y sobre todo del sistema cardiovascular. Es importante para el desarrollo de la visión y los huesos, y ayuda a proteger al organismo contra las infecciones. La vitamina E, sin embargo, limita la producción de radicales libres, que son moléculas perjudiciales que pueden dañar las células del cuerpo del bebé. Es importante para el sistema inmunológico, así como en la reparación del ADN y otros procesos metabólicos.

Durante ese tiempo tan especial del que podemos disfrutar, no deberíamos contar las calorías que aporta a nuestra dieta el aceite de oliva virgen extra. De hecho las últimas tendencias en dietas para adelgazamiento indican que hay que comer lo que se debe, sin contar las calorías. Lo más importante es el valor que le podemos aportar consumiendo este producto.

Me complace presentaros a mi hijo Mauricio cuando tenía 15 días:

 

Ventajas del AOVE durante el embarazo

Wiola Paduch,

Export Manager de Casas de Hualdo