Floración: el origen del aceite de oliva
02
jun

Floración: el origen del aceite de oliva

flor_del_olivo

Al igual que en la mayor parte de cultivos, las flores del olivo son el principio del proceso hasta llegar al deseado fruto. A diferencia de otros leñosos, el olivo florece en brotes del año anterior, y es por eso que se habla del ciclo bianual de este árbol. Esto significa que durante este año, también hay que mirar por la campaña siguiente, fomentando no solo el crecimiento y engorde de las aceitunas, sino que los brotes crezcan lo suficiente para asegurar la próxima floración.

Estos días estamos viendo cómo, por influencia de la primavera, se van abriendo las flores de las diferentes variedades de aceituna, que darán lugar a los aceites de oliva virgen extra. La de esta primavera está siendo una floración tardía, pues el tiempo no ha sido caluroso, y muy abundante, gracias a las lluvias y, entre otras cosas, por la escasa carga del año pasado.

La flor de olivo es hermafrodita y se desarrolla en inflorescencias (grupo de flores que en este caso tiene forma de racimo), presentando cuatro pétalos blancos y dos anteras con el polen. Es una flor muy pequeña, que dura muy poco tiempo abierta. Sin embargo, el momento de la floración resulta muy apasionante, pues el olivar cambia de color, el olor es verdaderamente agradable y sobre todo porque sabemos que es el comienzo de los aceites de esta campaña, con la expectación que eso genera…