Almazara

La Almazara de Casas de Hualdo


La almazara Casas de Hualdo, rodeada completamente por NUESTROS OLIVARES, ha sido construida en el paraje del mismo nombre, dentro de la propia finca. La aceituna, recogida directamente del árbol, llega todavía viva a la almazara, donde es cuidada con esmero para ser molturada al momento, evitando cualquier fermentación. Sólo la mejor materia prima se destina a la elaboración de aceites con nuestra marca.

La aceituna, recogida directamente del árbol, llega todavía viva a la almazara, donde es cuidada con esmero para ser molturada al momento, evitando cualquier fermentación.

Todos los procesos, desde el patio de recepción hasta el envasado, cuentan con la última tecnología y han sido cuidadosamente diseñados para extraer lo mejor del fruto, muy al contrario de los tradicionales y agresivos modelos productivistas que primaban el agotamiento de la pasta de aceituna.

EXTRACCIÓN

Los elementos en contacto con el fruto están fabricados en acero inoxidable. La línea de extracción está específicamente diseñada para evitar la oxidación y el calentamiento de la pasta de aceituna, que no se almacena apenas en el patio de recepción para mitigar el deterioro del fruto.

La higiene es máxima durante todo el proceso y en apenas unas horas, el aceite se encuentra ya almacenado en condiciones de conservación óptimas. Todo ello, a una escala de trabajo inédita hasta la fecha para un aceite de esta calidad, poniendo en valor los mejores atributos de este fruto milenario.

Al molturar únicamente aceituna procedente de olivares propios, el control de calidad y trazabilidad son prácticamente perfectos. El procesado del fruto se realiza bajo un seguimiento muy exhaustivo de la temperatura, con la finalidad de obtener el mayor contenido posible de aromas y antioxidantes.

CONSERVACIÓN DEL ACEITE

La conservación del aceite no es menos importante y, por ese motivo, se realiza en depósitos de acero inoxidable inertizados, envasando prácticamente sobre pedido. De esta manera los aceites Casas de Hualdo permanecen lo más estables posible.

El buen hacer y la dilatada experiencia de nuestro equipo humano se encargan de todo lo demás.